domingo, 17 de mayo de 2015

poemadelunes: se buscan amigos y bocas para olvidar...

Y la noche coge mal color,
vamos a decir que es amistad…

NOSOTRASH




Quería olvidar
un amor
que minaba
mi corazón y
mi cerebro y
te llamé
–para eso están
los amigos–.
Nos citamos
a las ocho
en aquel antro
de lunas y espejos
que ponía
el mejor
gin-tonic de
Madrid.

Creo que fui yo
la que te abracé
demasiado fuerte
cuando me regalaste
la pulsera de plata
que nunca te
habías quitado;
o quizás tú,
que me diste la mano
al cruzar la calle
para guiarme
(al cielo,
de eso estoy
segura).

Yo bebí de
tu copa antes
de tragarme
tus labios y
tú me pusiste
la servilleta
en la falda,
antes de
subírmela.

Esa noche
olvidé mi
guerra y
tu paz,
olvidé los
mensajes que
esperaba
(de él)
y su promesa
de que siempre
me amaría.
Esa noche
me abandoné
para dejarte
entrar como
un animal
en mis vértebras.

Hasta hoy
(qué milagro),
que sigues
ardiendo dentro
de mi cama, 
de mis huesos y
de mis piernas.



yolandaamiga





domingo, 10 de mayo de 2015

poemadelunes: falda del colegio


Me gusta la gente que da la cara
pero también la que se esconde
 detrás de mí para que yo la proteja.



Cuando era niña,
odiaba el
uniforme del
colegio y,
antes de volver
a casa,
saltaba en los
charcos
para ensuciarlo
(ojo, que lo
hice hasta
los catorce años).

Mi madre
(yo creo que
lo sabía)
me decía
siempre lo mismo:
no te preocupes,
cariño,
que secamos
todo
(braguitas incluidas)
en el brasero.

Por eso hoy,
cuando has vuelto
roto de
trabajar  y
con tanta
lluvia en el
cuerpo,
te he susurrado
mientras te
desabrochaba
la camisa blanca:
no te preocupes
cariño,
que lo secamos
 todo
(piel incluida).
Yo soy
tu brasero.







yolandabrasero



domingo, 3 de mayo de 2015

poemadelunes: la madre que me parió...

Este poema
es para la
madre
que me
parió
(aunque ella
nunca me
lo haya
pedido).

Un poema a
su útero
apretado de hijos,
a su corazón
infectado
de tanto
callarse y
a su amor
infinito,  
infinito,
e infinito…

Un poema
a sus lágrimas
que me enseñaron
que hay que
dar sin recibir
(lo dice tan dulce
que le sube el azúcar)
y a sus
llamadas
interminables
a deshoras,
para decirme
que me
envía las
croquetas con
mi hermana.

Pero sobre
todo,
un poema
a la mujerjineta
que vive
dentro de
sus venas;
la que se
le agita
dentro
y le muerde
los huesos
y la que,
por miedo a
la soledad,
aún no ha
querido
dejar

cabalgar.





yolandahija


domingo, 26 de abril de 2015

poemadelunes: nuestro cumpleaños...

Él me mira
extrañado,
sin entender
cómo puedo
presentarme,
un día normal,
preñada de regalos.

Son por tu cumpleaños,
mi amor,
le digo sabiendo que
aún quedan  
quince días.
Es que igual se
me marchitan…

Y comienza,
con esos dedos que
me escurren
los sentidos,
a abrir,
uno a uno,
los lazos
de los paquetes.

Del azul
sale un ramillete de
abrazos de niña,
—siempre por
la espalda—,
un poema casi
virgen
donde viven
sus caricias y
un bocaíto en el
cuello
(ahora que
sé que le
gustan).

Del rojo,
una oferta
(la de mis labios
abiertos),
un paseo
abrazados hasta
quedarnos sin
respiración y
un banco para
merendar
magdalenas
(para él
sólo una).

Falta la tarta,
me dice
cubierto de
papeles y
sonriendo
como a él
sólo le cabe
—y de camino,
levantándome

la falda—.






yolandaquecelebra



domingo, 19 de abril de 2015

poemadelunes: un hombre y una ventana.

A esa tarde,
en la que el mundo decidió ser original.




Un hombre en
una ventana
(bueno, mejor,
un chico en
el balcón).
Entonces:
un chico en
el balcón
con un albornoz
blanco.

Yo,
 en la calle,
saliendo de una
zapatería
(donde me había
probado esos   
zapatos de tacón que
nunca me compro).

Él se asoma
desde un  
segundo piso
(el chico)
 y yo, desde el
mundotierra,
 miro hacia él.

Y lo veo
bailar
(con el albornoz
abrochado)
una canción de
Massive Attack.
Se mueve bien...

Me detengo,
freno el mundo
con mis labios y
lo miro.

Es un jueves de
Madrid y
yo pasaba
por aquí;
es hermosa la
mañana y
sus manos
(que planean al
bailar).
Hermosos,
 también,
sus ojos
que me
descubren y
(os lo juro)
me asesinan
con
amor.

Si no
se hubiera
abierto el
albornoz,
hubiera  pensado
que es un
ángel
(por eso de
que no tienen
sexo).





yolandaqueencuentracielos