domingo, 5 de abril de 2009

mipasión

Resulta que a una, cuando la parieron, debieron de echarle una dosis extra y exagerada de pasión. Resulta, (lo descubrí después) que las personas que tienen ese ingrediente, no lo pueden disimular y lo van esparciendo por el aire...

Pero de pronto tropiezas con alguien que no sólo te ve snob y piensa que hablas raro, no, sino que después cuando descubre que eres así de simple (aunque no pegues en un mundo tan matemático), te empieza a querer.
Y luego te quiere más y llega un momento en el que no puede vivir sin tí, sin tus pérdidas de memoria (para ser feliz, recordad que hay que tener mala memoria), sin tus risas a destiempo y sin tus vuelos a ras del suelo.

No.

Y tú sigues regenarando tu pasión, sigue creciendo en tí porque es innata, algo como tu pelo o tus dientes.
Hasta que la gente te juzga (esos mismos que te quieren) o piensan que eres imbécil porque nunca discutes y pisas con tus rizos sus miserias.
Y de pronto un día se atreven y te joden, jugando con tus sueños y haciéndose con ellos un pañuelo para sonarse los mocosdesuvida.

Y tú, agotada,
te partes en dos.
Sí,
ahora eres tú y
en otro
trozo,
tu pasión.


Como en este poema.


Mi pasión…

ogro que devora
las venas de mi pensamiento.
Terremoto que inunda
de placer
la aorta de mis sueños.

Mi pasión…

maleducada niña
que juega entre tus piernas.
Mosca cojonera
que te silba
el recuerdo de mi piel.

Mi pasión inadecuada…

Hoy
he decidido educarla.

La he sentado en mis manos
y le he puesto
una venda,
en el alma.
Le he enseñado
el comportamiento humano,
sus gracias
y su dolor.
He llorado con ella
cuando hemos lapidado
su esplendor.

Ahora,
mi pasión
es educada y dice gracias;
pero no le pidas fuego
donde ya no hay brasa.


yolandareciénparida

3 comentarios:

  1. la pasion, hace que la gente estè viva, sin pasion es inutil vivir, por eso yo no vivo, sòlo sobrevivo.
    sigue escribiendo asi de apasionada.

    ResponderEliminar
  2. querido anónimo, es muy lindo lo que has escrito. Gracias... yolandaagradecida

    ResponderEliminar
  3. En el vacio no hay tiempo,
    en el espacio....
    no lo encuentro,
    y en el tablero,
    disfrazado de rey, dama o peón,
    la mente se pierde,
    entre negras y blancas
    que más da,
    perder o ganar
    a mi me da igual.

    ResponderEliminar