sábado, 1 de agosto de 2009

avecesmevoy

El semáforo se incendia en un rojo indecente.
Paro el coche y subo el volumen de la radio.

Alguien ha llamado para decir cual es su canción del verano y el locutor la nombra: te quiero.
Vuelvo a subir el volumen y mi pecho.

Esa letra me abofetea la realidad:

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos...

El techo del coche se desliza.
El cielo, con su lengua, lo ha chupado y absorbido, apartándolo de mi cabeza.
Ahora no hay nada que me impida crecer...

Y me hago grande,
mientras te quiero.

El semáforo sigue en rojo y yo cada vez soy más del aire y menos de mi sangre.
Llego,
incluso,
a tocar las nubes…

Imaginad la escena: mis pies apretando aún el pedal del freno y mi pecho abrazado a un hidrometeoro formado por cristales de nieve.

Allí,
en lo alto
de nuestros ojos.

Siento el vello arder,
y toda esta exageración (que le parecerá un sueño al del coche de atrás) por escuchar en mitad de un trayecto hacia el supermercado una canción de amor.

Y todo
por vivir tan a fondo
lo que oigo y lo que siento.

Y todo,
porque te quiero. ..


yolandaexcesiva

4 comentarios:

  1. encontre por casualidad tu blog esta muy chulo y mire tu web tambien, y me impresiono mucho. leere tu poesia a menudo
    un saludo desde la SA del poeta

    ResponderEliminar
  2. Vilap, bienvenido.... yo también soy una amante del coach. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. uffffffff, a veces me voy hasta el cielo leyendo tus poesías. Ya estoy deseando tener esos tacones de azúcar para deleitarme en la letra impresa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. felisa gracias... genial que vueles conmigo. El libro te llegará mañana espero, lo dejé para que te lo enviaran antes de irme. Ojala lo disfrutes.

    ResponderEliminar