lunes, 28 de septiembre de 2009

loslunes

Hoy es lunes.

De niña,
nunca me gustaron los lunes.

De joven,
tampoco.

De adulta,
los lunes me restregaban su amenidad en las entrañas.
Me gritaban
—con esa cadencia de calendario
recién parido—
hola, jodida currante,
ya estoy aquí…

De mayor (bueno, cuando era abuelilla), comenzaron a gustarme los lunes…

Cuando aparecían por la mañana, yo los esperaba en pelotas y los estrangulaba para disolverlos con el anticoagulante que me chutaba.

Y mezclaba las dos cosas juntas (el lunes y el sintrom) con el café prohibido que me tomaba para desayunar.

Cuando fallecí, lo hice en lunes.

Y lo mejor,
ahora, que soy bruja,
me encantan los lunes…


yolandahoy

5 comentarios:

  1. un lunes con sentido del humor siempre es un buen lunes

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tu relato me recuerda un comentario que recibí en mi blog de un escritor maldito que decía: "nadie se acordará de ti cuando mueras un lunes por la tarde..."

    Me gusta cómo escribes, eres una pequeña genio...

    ResponderEliminar
  3. No sé si esto es un poema, pues padezco de arrítmia métrica congénita, pero divertido, lo es un rato, en especial el final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. lara que mona... gracias.
    Loli, tú si que eres una pequeña genio... me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  5. sombras chinescas, que nombre más lindo... gracias por sonreír en mi lunes. Los finales son como la sonrisa de una persona seria. Es lo que se te queda.

    ResponderEliminar