lunes, 2 de noviembre de 2009

elcamareroyyo

Estoy en la cama de un hotel cojonudo.
Voy a cambiar el blog y busco, entre las sábanas, mi libreta.
-Esa incondicional que viaja siempre conmigo-.

En ella he escrito esta noche (en la que cenaba sola frente al mar), el poema de mi blog.

Al fin la veo. Se ha dormido en mi dedo meñique (del pie).
Ven aquí,
pelleja…

La abro.

Esto es lo que os quería contar:


El camarero
es serio.

Se acerca,
casi levitando,
con un plato de
ternura
en la mano.

Lo miro
tranquilamente,
como si la vida
fuera este
pastel de cerdo
que ahora
me ceno.

(Lo de cerdo
no va con
segundas)

Suena,
de fondo,
una guitarra
flamenca.

¿Quieres bailar
conmigo?
le pregunto
al camarero
casi llorando por
tu ausencia.
(Sabía que
no vendrías
a cenar).

Y él
deja el plato
suspendido en
el aire.
Sabiendo que
no se caerá.

Me coge
(con sus dedos)
la nostalgia y
me acerca,
dulcemente,
a su verdad.

Eres tan
hermosa…
Me susurra
mientras aprieta
mi cintura.

¿Sabeis que ha
pasado con la
comida?
(y con el
cerdo).

Que lo he
olvidado…


yolandaqueahorabaila

4 comentarios:

  1. QUE JUEGO DE PALABRAS PARA DAR TANTO SIGNIFICADO YOLANDA, MAGNIFICO.

    ResponderEliminar
  2. Qué puedo decirte, siempre me dejas embobada con tus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. "susurra" y "cintura" es una rima esencial. Esto ya te lo he dicho, pero deberían enseñarla en el colegio.

    P.

    ResponderEliminar
  4. voltios: gracias, sí, es muy divertido jugar con las palabras. Tú también lo haces.
    Felisa: hola corazón, me gusta que disfrutes de mis poemaslocos.
    P: en el colegio deberían de enseñar poesía y rimas, si. Gracias...

    ResponderEliminar