jueves, 1 de abril de 2010

labicicleta

La bicicleta
era roja y no
tenía frenos.

Una BH
con muchos
desconchones
en su cuerpo
(como los de una
pared mordida).

La bicicleta
era de tamaño
mediano y la
compartíamos
cinco
hermanos
(desde los 4 a
los 12 años).
Era cuestión de
adaptarse:
o ibas sentado
o de pie.

Cuando teníamos
que frenar
metíamos el
pie en la
rueda delantera
(creo que las suelas
de los zapatos
Gorila, las hacían
pensando en
nosotros).

Hoy,
en este pueblo
de playa,
mientras volvía
del mercado
y en una bici
último modelo,
he recordado
la BH roja y
sin frenos.
Y, sonriendo,
he metido el
pie en la rueda.

Deberíamos aprender
de nuevo
a ser niños,

le he dicho al
señor que me
ha ayudado.
Así no nos
caeríamos.





yolandayje,je





6 comentarios:

  1. No he podido evitar evocar mis recuerdos infantiles a la par que sonreia con los tuyos, con aquella bici llena de desconchones como una pared mordida...Me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay! madre. Qué recuerdos!

    La mía también era compartida. Fue una Orbea blanca de segunda mano. Tenía frenos; pero de vez en cuando se le salía el pedal izquierdo. Cuando sucedía, recogía el pedal del suelo, lo metía en la cesta y continuaba con un sólo pie. Ahora, la que acabaría en el suelo también sería yo. Sin duda jajaja

    Me ha gustado leerte, Yolanda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo también tenía una BH roja sin frenos. Aún recuerdo la vez que bajé con ella la cuesta del monte y aterricé entre piedras y cantos. No veas que escozor cuando mi madre me metió en la bañera porque debajo del polvo blanco que me envolvía era todo heridas. Que guay eso de matarse tantas veces de niña y volver a intentarlo sin ningún tipo de miedo:-)

    ResponderEliminar
  4. genial a todos los que tuvísteis una bici como la míacompartida... los recuerdos son el tesoro de nuestro presente. Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  5. Mmmm... me has transportado al pasado :)... También tenía una bici igualita que la que describes! Y compartida con mis hermanos y primas... Y no se nos olvidará a una de ella, yendo por el paseo, cuando estaba aprendiendo y gritaba "Señora, señora apártese, apártese que estoy aprendiendo y no sé frenar".. y ejem.. directamente tragarse a la sr. en cuestión... qué tiempos aquellos....:)

    ResponderEliminar