lunes, 5 de julio de 2010

siemprelepusenombrealascosas

Siempre
le puse nombre
a las cosas.
Al coche,
al ordenador,
a los insectos,
a mi máquina de coser…

Nombrando las cosas,
las invitamos a vivir.

Ahora los anoto
(los nombres)
y los guardo
en un apartado
que se llama:
untrocitodemí.

Dentro hay muchos.
Hay por ejemplo uno
que me encanta:
Corazónsuburbio.
Así, todo juntito,
para que las palabras
se restrieguen unas
con otras.
Se mezclen, se amen,
se toquen los sexos
sin vocales;
se empalmen,
se vuelvan
grandes…

Pero al final
siempre me falta uno:
el tuyo.
Aún no me
he atrevido
a nombrarte.



yolandaysuscosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario