lunes, 30 de agosto de 2010

elotro

Este poema es un homenaje a las personas que luchan con su ingenio, con su amor y con su sexo para matar a la rata rutina.


A veces,
el otro
(ese que vive
contigo),
se olvida de
abrazarte por
detrás mientras
tú,
por ejemplo,
sofríes
ajitos.

A veces,
también,
el otro
(ese que antes
te hacía el
amor en la
escalera)
se sorprende
de que le
metas,
con lujuria
(habrá una cosa
más
tierna),
la mano
en la bragueta.

Y a veces,
el otro
(ese que
te preguntaba
si necesitabas
ayuda y
te besaba
con la lengua
cada vez que te
acercabas),
te dice:
mira que eres
pesada,
no ves que
la gente
nos mira.

De tanto
como has cambiado,
realmente
estoy,
últimamente,
pensando en
otro.




yolandaquecuenta

3 comentarios:

  1. Qué bueno. Eres especial en describir las sensaciones, los duelos y quebrantos y hasta la desilusionante rutina la rodeas de cadencia..."De tanto
    como has cambiado,
    realmente
    estoy,
    últimamente,
    pensando en
    otro."

    Buenísimo..
    Besos de tobarreña.

    ResponderEliminar
  2. Espero que se "otro" se sienta aludido si lee el poema.
    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, le está bien empleado por haber cambiado tanto. Un beso.

    ResponderEliminar