lunes, 2 de agosto de 2010

nasrinprincesa

Nasrin retuerce
con sus dedos
la seda roja
de su vestido
de fiesta.
Sus pequeñas
manos,
decoradas con
henna,
anuncian su
boda.

Sus hermanas
la miran
desde lejos
(estando tan
cerca)
y sobre su frente
un rubí de
plástico le
refleja el
futuro demasiado
cerrado.

Nasrin es
una noviaprincesa
que hoy
no sonríe.

Casar a una
niña de doce
años,
debería pagarse
con la
patria potestad.



En Pakistán, comprar una mujer cuesta lo mismo
que la multa que el estado te impone por hacerlo: 120 euros.

Foto de Samuel Rodríguez http://www.srodriguezphoto.com/ que ha iluminado mi poesía con sus ojos detrás de la cámara.



yolandaquetieneunahijaconesosdulcesaños

9 comentarios:

  1. Ojalá,
    todas las princesas pudiesen ser mecidas por igual, todas las miradas fuesen transparentes,
    todos los humanos fuesen personas
    y todas las sonrisas fuesen el inicio de un cambio para siempre,
    de una vida nueva,
    sin violencias.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá,
    todas las princesas pudiesen ser mecidas por igual, todas las miradas fuesen transparentes,
    todos los humanos fuesen personas
    y todas las sonrisas fuesen el inicio de un cambio para siempre,
    de una vida nueva,
    sin violencias.

    ResponderEliminar
  3. Nunca me acostumbraré a que ocurran esta cosas,... ojalá algún día no tengamos que hablar de algo tan horrible,... los niños deberían poder ser niños en cualquier parte del mundo

    ResponderEliminar
  4. Samuel... que bien que has venido a decir cosas tan bellas. Gracias por tu foto y por tus letras.
    Astrid, sí, por eso es necesario gritar las cosas, para que nadie se olvide. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Sí, estoy de acuerdo, hay que gritarlo, a ver si se remueven las conciencias.
    Como siempre tu poesía me envuelve y me conmueve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. gracias, Yolanda, por tu mensaje (lo recibí a través de Santi).
    me han encantado tus espacios... todos ellos!
    y coloreo y COOLoreo...
    pero lo del concurso ya me acabó de enamorar!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. FELISA: gracias, sé lo grande que eres y como apoyas todo esto. Ya veo que el verano lo estás teniendo lindo.
    VUK: bienvenida... que bien que te guste pintar. Y lo del concurso,pues nada, a escribir y escribir... y suerte. gRacias por tu visita

    ResponderEliminar
  8. Y pensar que en esos mismos paises, la boda de un miserable rico se realiza con vestidos de diamantes y sedas. Hay lugares en el mundo donde los derechos, sobre todo de la infancia de las mujeres y niñas de los mas pobres, brillan por su ausencia. Y tantas y tantas barbaridades más, que parece mentira pero existen en pleno siglo XXI.
    Ella, no es precisamente la princesa triste de Rubén Darío a pesar de su jaula de oro.
    Saludos, Yolanda.

    ResponderEliminar
  9. GALEOTE: gracias por tu comentario, es triste sí. Ojalá podamos erradicarlo.

    ResponderEliminar