miércoles, 13 de octubre de 2010

silencio


El próximo sábado, 16, tenemos una exposición del colectivo de la Casa Pintada. Y para la ocasión he vestido de novia la puerta de un espejo con cristal que encontré en un contenedor. Ha quedado divina… al menos para mí.
Aquí la véis justo antes de colgarle los poemas (que van abajo, en esa cadena que la cruza, colgados en ganchos y son, por supuesto, rosas)
Y el tema de la exposición es SILENCIO.
Aquí está, espero que lo disfrutéis…


Los mayores
siempre me mandaban callar
cuando quería
explicarles la
importancia del
amor en
mis entrañas:
silencio,
niña,
que tú
no sabes
nada.


Después,
aquel chico
que me dejó
herida en
la cuneta
de su vida,
volvió a utilizar
el mismo sustantivo:
silencio,
niña,
no llores
más.


Ahora he
conocido
a un hombre.
Es abrazo y
lengua y
huele a
tigre limpio y
a colonia de
bebé.
Pero lo que
más importa en
este poema es
su dulzura:
me hace el
amor gritando
como un
animal en
celo hasta
que por fin
soy yo la
digo:
Silencio,
niño,
que nos
denuncian
los vecinos.





yolandajeje

4 comentarios:

  1. Estás de un silencioso que mete mucho ruido, porque los aplausos siempre son sonoros.

    Besos tobarreños.

    ResponderEliminar
  2. FELISA: gracias y sí, llevas razón, nunca hay que guardar silencio..
    LARA: gracias, pronto tendré ocasión de abrazarte.
    ISMAEL: je,je, así se dice en mi tierra... gracias

    ResponderEliminar