lunes, 27 de septiembre de 2010

lacomunión

Dice mi hermano
pequeño
que en mi primera
comunión
fui feliz.
Seguro
(aunque él
no la recuerde).

También me cuenta
que mi madre
me compró
un vestido blanco
de tul.
Mentira
(era heredado pero
hermoso,
en mi casa
siempre se ha compartido
la ropa y
el chicle).

Dice que tuve
una gran fiesta
de globos y golosinas
en aquella
casa grande
de pueblo.
Después,
los regalos y
la tarta de chocolate
–que manchó
el vestido
heredado–.

Mi hija no hace
la comunión
porque lo ha
decidido ella
con su madurez
de mujerpequeña.
Santa
palabra.

Hemos ido
a tres celebraciones
este año y
me alegro
de no hacer
la suya.
Hoy compramos
a los niños de diez años
su incorporación
inmediata a la iglesia.
Una moto con casco,
un ordenador
y un fajo de billetes,
son los pases de la entrada.

Aunque tal y
como están las cosas,
quizás me confirme:
Necesito
un lavavajillas
nuevo.



yolandaguerrera

miércoles, 22 de septiembre de 2010

poematípico

Este poema
es típico por
las olas que
muerden la
tarde y
por tu pelo
que riza
la espuma.

Por el sol
que se cae
de viejo
mientras se
esconde
entre tus
vértebras y
por tus piernas
en la arena.
Ambas revueltas y
tú manchada
(cómo me gustas
cuando te sientas
en la orilla y
el barro te
navega los
muslos).

Este poema
es típico
porque describe
el atardecer
maravilloso
de un enamorado.

Entonces:
¿Qué es lo que
lo aparta de
lo común y a mí
de tu lado?...
Que mientras te
hago una
foto y te
deseo,
tú no dejas de
mirar al
mulato de
gimnasio que
se pasea
glorioso
por
la
orilla.




yolandajeje

jueves, 9 de septiembre de 2010

gomadeborrar

En la papelería
que hay debajo
de mi casa,
he comprado
una goma de
borrar
(con sabor a nata).
Para borrarte…

Voy a frotarla
fuerte,
muy fuerte;
así te eliminaré
de mis poemas y
(de camino)
de mi vida.

Borro,
primero,
tus labios
(y tu lengua)
que mordían
mis gritos
y mi cuello.

Después,
tu corazón,
que
(desde hace días)
late caliente
en las piernas de
otra
mujer.

Cada vez
apretaré
con más
fuerza,
mezclando
los restos de
su nata
con mis
lágrimas.

He terminado.
Voy a
pedir que me
devuelvan el
dinero.
Esta goma
es un fraude.
No te ha
borrado ni
la sonrisa.



yolandaquehoyataca

jueves, 2 de septiembre de 2010

estepoemason

Este poema
son tus
letras y mis
verbos.

Son también
mis dedos y
tus gritos
luchando por
salir
(y tu
saliva,
mis puntos).

Este poema
son tus frases
—tan hermosas—
y mis silencios;
tus bocados y
mis vértebras
crujiendo
bajo tu
boca
(y bajo tus
promesas).

Y este
poema,
que escribo
tras la
ventana de
mis lágrimas,
es tu locura
y mis besos;
tus ausencias
y mis irremediables
ganas
—siempre, como si
me orinara encima—
de volverte
a comer.



yolandadesdeelmar