jueves, 30 de diciembre de 2010

mamajineta

Hoy es el último post antes de año nuevo.
Yo,
al año que viene,
le voy a pedir
mucha ternura...

Por eso quiero colgar hoy este poema, porque una es como es y siente de esta forma tan atropellada y tan de verdad, porque desde niña le han atragantado el alma de cariño y de calor.

Por eso,
aunque parezca cursi,
termino el año dedicándole el blog a la madre que me cobijó en sus entrañas, porque con ella se lo dedico a todas esas mujeres que ha amamantado a personas llenas de esperanza mientras la suya (que ironía), se diluía en promesas incumplidas o en sueños que nunca llegaron.



Este poema
es para la
madre
que me
parió
(aunque ella
nunca me
lo haya
pedido).

Un poema a
su útero
apretado de hijos,
a su corazón
infectado
de tanto
callarse y
a su amor
infinito,
infinito,
e infinito…

Un poema
a sus lágrimas
dulces que
me enseñaron
que hay que
dar sin recibir
(creo que por
eso tiene
el azúcar
tan alto)
y a sus
llamadas
interminables
a deshoras
para decirme
que me
envía las
croquetas con
mi hermana.

Pero sobre
todo,
un poema
a la mujerjineta
que vive
dentro de
sus venas;
la que se
le agita
dentro
y le muerde
los huesos
y la que,
por miedo a
la soledad,
aún no ha
querido
dejar
cabalgar.





yolandasincerayamando

lunes, 20 de diciembre de 2010

lamalaeducación

El sábado inauguramos la exposición de La Casa Pintada. El tema era: MITOS.
Yo hice un montaje donde, como siempre, la gente se llevaba un poema de regalo.
Utilicé la fotografía del último reportaje que me ha hecho Pedro (calamardojo), uno de los mejores fotógrafos que conozco.
Y me convertí, con el cazamariposas rosa tan divino que veís en la foto, en LA CAZADORA DE MITOS... con un restaurante que se llama: Reina de Saba (esta vez, con b).
Aquí os dejo dos fotos, con el detalle del menú y la composición general. Mas fotos del acto las podéis ver en el enlace de Mis trabajos fuera de Palacio


Abajo está el poema que hice y que la gente se llevaba, mi madre aún no lo ha visto pero creo que le gustará...



Este es el menú.







Y esta la composición general.





Y el poema:



A la madre que me parió,
por educarme con un par de ovarios.


Pilar
se besaba con
su novio
a las siete de la
tarde (en aquella
calle tan mugrienta).
Tenía que volver
temprano
a casa y,
por supuesto,
que su madre
no la viera
con chicos
(por entonces
nos quedábamos
preñadas sólo
por sentarnos en
un retrete
donde hubiera
orinado uno).

La mía no
(mi madre),
yo podía llegar
un poco más tarde
(me besaba en la
misma calle a las ocho)
y prefería que no
volviera sola.
Así podía
inspeccionar la
calaña del que
me pretendía.
–Llamémosle a esto
inteligencia suprema–.

Laura
se formó en
la educación
del talento
para conseguir
un novio
con partido.
Su madre era
su mejor
profesora.

La mía no.
Ella me decía,
llorando,
que una mujer tiene
que ser libre y
que esto sólo
se consigue
estudiando.

Mis amigas
(muchas, muchísimas,
más de cuatro)
fueron educadas
como el sexo
débil.
Yo no.
Yo me crié
entre chicos
y jugué con ellos
a indios y
vaqueros;
con lo que yo,
hoy,
soy una mujer
de sexo fuerte.



yolandaconbuenaeducación...je,je