domingo, 11 de diciembre de 2011

poemadelunes para una bruja que pasea.

Hoy, que nos podrían granizar suspiros, o que alguien podría caerse del cielo mientras desayunamos, os regalo este poema que me recito muchas veces,

muchas, muchas,

desnudando el corazón.





Adoro tu mentira

sincera y

adoro,

(sin remedio)

tu voz desafiando

mi lengua

—tan besada,

tan buscada…—.


Adoro que me digas

que no es justo

que me vaya

a llamar por

teléfono cuando

es tarde,

cuando reposo aún

en la esencia

tan fresca

de tu piel.


Pero lo que más

adoro,

lo que más

me revuelve

los huesos

y el corazón,

es que me sigas

pidiendo

(a deshoras,

mi amor,

cuando menos lo

espero)

que me

case contigo.






yolandaybuenosdías

viernes, 2 de diciembre de 2011

poesíacontigo. Clara conoce el No Amor

De nuevo esta sección semanal que tengo el privilegio de tener en la Cadena Ser (radio Linares). Hoy, el poema, va dedicado a todas esas adolescentes que piensan que los celos son sinónimo de amor. Ojalá pudiéramos convencerlas de que amar es sentirte libre.


miércoles, 9 de noviembre de 2011

unexceso, dosexcesos, tresexcesos...



El vino, antes de dormir, produce acidez y no te deja descansar bien. Lo he puesto en un libro.



Comer en exceso para cenar es casi un pecado mortal. 



Reírme sin control en un lugar público es una falta de educación (menuda era mi abuela con esto...)



Y amar sin medida te puede reventar el corazón (esa bomba programada con pasión).




Todo eso lo sé. 



Joder, que si lo sé...




Pero no hay cosa que me siente mejor (neuronasbrillando) que premiarme con un exceso... 
Y salir a cenar con mis amigas como anoche.




Buenos días, os saludo desde este maravilloso dibujo de Judith Lloret Lansaque que me ha regalado para este texto.




martes, 1 de noviembre de 2011

Poemadelunes. Autoretrato. Pertenece a la exposición de la Casa PIntada, el colectivo de artistas que tengo el honor de pertenecer.

El sábado, en la exposición temática de Autorretrato, de La Casa Pintada, en Linares, había una peana llena de mis folios rosas con este poema.

En la pared, antes de llevártelo, podías leer un cartel que decía lo siguiente:



Mi autorretrato son los poemas.

Sin las palabras

soy como un animal sin pelo y

muerto de frío.


Y estos eran los versos:



Tengo un zapato lleno de chocolate,

tan grande,

que cualquier día

me iré a vivir dentro.

Y un ombligo

escondido en una cueva,

que a veces se cierra y

no deja pasar el aire.


Tengo una mata de pimientos,

pero esto ya lo sabes

y no tiene misterio.

Una cabaña entre mis dedos,

que aloja a mis locos del arte,

y un chicle pegado en el libro de quinto

(de matemáticas, por supuesto).


Tengo un diario en el último

cajón de mi mesita

que abro desde que tenía 13 años y,

antes de escribir la última página,

lloro un ratito,

recordando a los que se fueron.


Tengo un maremoto de lágrimas

en los ojos de las cuencas,

igual que el río Ebro

(aunque el mío se sigue desbordando).

Y tengo amigos "clavaítos" en las costillas,

para poder andar derecha,

sin torcer la boca.


Tengo un vinilo de música árabe

que limpio con esmero

(aunque tenga roto el tocadiscos),

y un limonero en el pelo,

que me exprime

la ternura

de los sueños.


A veces tengo pereza

y me duermo en las alturas.

Si me caigo,

duele,

pero eso es otra historia.




yolanda,esaquesedisecciona

lunes, 24 de octubre de 2011

Hoyeslunes. Eso,loslunes... para que os gusten.

Hoy es lunes.


De niña,

nunca me gustaron los lunes.

De joven,

tampoco.


De adulta,

los lunes me restregaban

su amenidad en las entrañas.

Me gritaban

—con esa cadencia de calendario

podrido—

hola, jodida currante,

ya estoy aquí…


De mayor (bueno, cuando era abuelilla),

comenzaron a gustarme los lunes…


Cuando aparecían por la mañana yo los esperaba en pelotas y los ahorcaba para licuarlos con el anticoagulante que me chutaba.

Y, sin que mis hijas me vieran, mezclaba toda mi vida: el lunes, el sintrom y el café prohibido.


Cuando fallecí, lo hice en lunes.


Y lo mejor:

ahora

–que soy bruja–

me apasionan

los lunes…





yolandajeje

sábado, 22 de octubre de 2011

Poesíacontigo. Abrazarte


Poesíacontigo. La sección semanal de poesía que tengo el honor de tener en la cadena Ser (Radio Linares).

Hoy, el poema es para el amor de cada día, ese que vivimos desde hace tiempo. El que restauramos con palabras y calor. Ese que a veces se rompe pero que conseguimos soldar con un abrazo sin motivo...

lunes, 17 de octubre de 2011

Poemadelunes.
No apto para los que no quieren ver.
Una historia real que escribí con dolor y dolor y que ha tenido el honor de que Fernando Marías , en su muro, le haga una entrada maravillosa.

Yo tengo una hija de la edad de Jasmin.



La preciosa entrada de Fernando es esta:

Me dice un anciano vecino mío que todos los 13 de octubre, al día siguiente de la exhibición aérea del desfile del día 12, sueña que los aviones se vuelven locos y bombardean de repente a los espectadores. Dice -puede que con ironía- que aunque sabe que los ejércitos tienen muchas cosas buenas él nunca se las ha sabido ver, y por eso, imaginando que puede gustarle, le dejo este poema de Yolanda Saenz de Tejada que el otro día escuché recitar tan dramáticamente a su autora.





Jasmin

era la mejor,
de lo peor.


Sus amigas
la llamaban
Labios de Oro y
con sólo 14 años
(una noche)
se acostó
con 12 soldados
italianos.
—Seguro que
no durmió—.


Son las once de
la noche en
Sarajevo,
en la base militar
de la OTAN.
(La que los
defiende).


La niña,
que no lleva
minifalda
para no quedarse
atrapada
entre las alambradas,
pasa escondida
en un asqueroso
abrazo de
la noche.


Dentro,
apoyado en un
contenedor,
la espera un soldado.
—Esta vez
es francés—.


Pagará 50 marcos
alemanes
por una felación.
Pero ella se
llevará 10.


Seguro que el soldado
tiene madre,
o hermana,
o hija,
que es peor…


Y seguro que no sabe
(el mal nacido)
que Jasmin,
esa noche,
al volver a
su casa,
desapareció.





yolandasinmáspalabras

lunes, 3 de octubre de 2011

cuidadoconloscarteristas

Poemadelunes como un aguijón de miel envenenada.

Imaginaros esta mañana en un café del Madrid de Chueca.
Con alguien a vuestro lado que os pone nerviosos.
Y de pronto,
levantáis la vista;
la lívido y el pecho.
Y leéis un cartel carcomido y oxidado.
Después, mientras sonreís,
escribís este poema:



Debido a la presencia
de carteristas en la zona,
se recomienda
no pierdan de vista
sus objetos personales.


Y yo te abracé fuerte,
muy fuerte,
sin dejar
de mirarte.








yolandamuymuyromántica.

viernes, 30 de septiembre de 2011

poesíacontigo. Abuela

Poesíacontigo dedicada a nuestro origen. Este poema me ha llevado más de un año para terminarlo y lo estreno aquí. He llorado y he reído con él.

Para vosotros, los que recordáis que el amor de nuestros mayores es la esencia de nuestros hijos

Pulsa aquí para oírlo

viernes, 23 de septiembre de 2011

poesíacontigo. Corazón.

Volvemos con esta sección en la Cadena Ser (Radio Linares) que tengo el honor de disfrutar y vivir.

Para oírla, pincha aquí y siéntate un ratito para que la música se te inyecte.


lunes, 12 de septiembre de 2011

megustanlosregalos

Me gustan los regalos.

Mucho.

Tiene gracia

porque seguro que

a ti también…


Pero a mí,

a esta que

se arrastra,

sediciosa,

por las teclas

de ésta mañana

de lunes,

le gustan tanto,

que todos los

días acudo

-como

una colegiala-

a comprarme

una bolsa

de pipas.


Dentro,

en el sobrecito

amarillo

(los colores son muy

importantes),

y como un tesoro

salado,

vive un collar,

un anillo o

una pulsera de

perlas siempre

auténticas y

de colores

que te chillan.


Lo más enfermizo

de esta fascinante

adicción,

es que,

como una reina,

me pongo

todos los

regalos.




yolandacargadadejoyas

viernes, 9 de septiembre de 2011

abriendolosojos (y el corazón)

Ayer, con la tarde agonizante.
En Plaza de España, aferrada a la mano de mi hija de 9 años.
Paseando.
Observando el amor en los bancos: parejas besándose.
Me encanta ver a la gente quererse, chicas con chicos, chicas con chicas, mezcla de labios y mente…

Me revienta de adrenalina el cerebro, me hace saltar dentro de mí misma.
Me felicito. Vivimos en un país libre y me hace sentirme grande.

Buenos días, habitantes del bosque. Además de respeto, hablo de amor.





yolandasintiendo

lunes, 5 de septiembre de 2011

Hoy me apetece mucho (mucho, mucho, muchísimo) colgar este poema que alguien me recordó el otro día. Me dijo que era el que más le había gustado del poemario de Tacones de Azúcar.


Así que en un lunes de vida como hoy, os dejo esta historia que viví como si yo fuera uno de los pasajeros.






El día tres de abril era miércoles

y el viento traía recuerdos de fruta.

Carlos levantó la voz:

¡para el autobús

que me meo!


Y paré.

Eran las nueve y media de la mañana

y mi primer día de ruta.


El chico no bajó solo.

De la mano llevaba a una joven rubia

de pelo enfadado y sortijas en los pies.

No pude decir nada

cuando los vi agachados a los dos

en la hierba del prado

dejando correr su orín.


Todos los chavales del autobús

reían como locos;

pero yo me quedé sentado,

seducido por la escena.


El chico se subió la bragueta

y miró el hermoso paisaje.

Allí crecían margaritas de nostalgia

y jazmines tiernos de sollozos.

Ella no dejaba de mirarlo

mientras se recogía

la falda blanca entre las piernas.


Te cogeré flores,

le susurró el príncipe de la mañana.


Cuando terminó,

se acercó a sus ojos rubios

y le puso una rama de olivo

en la zona preciosa de la oreja.

Alojó el ramo en el suelo,

entre los pies desnudos de sus cuerpos,

y agarró a la chica de las manos.

¿Quieres casarte conmigo?...


Se hizo tarde

y algún coche pitaba cabreado.


Yo esperé

mientras todos esperaban.

Mientras las flores esperaban

tiradas en el suelo de la pregunta.

Mientras mis labios apretados esperaban…


Fue mi primer día de trabajo y

el último;

la directora del manicomio

no escuchó mis disculpas y

me expulsó

por permitir

salir a los enfermos.




yolandadelunes


lunes, 22 de agosto de 2011

adolescencia (¿latuya?)

Cuando le hice este poema a mi hija, no llegaba a los once años pero yo adivinaba lo que sentiría (o revivía lo que yo sentí).


Y hoy, en un lunes sin sol,

quiero dedicaros este poema a todos vosotros, con la esperanza de que, en este muro, recordéis la pasión de la adolescencia.

Así estaremos más cerca del corazón y del cerebro de nuestros hijos (y de nuestros sueños).

Aunque cueste.





A Isabel, que aún me deja cogerla

entre mis brazos.




Ha bajado lánguidamente

las escaleras

del patio.

Trae sus ojos rizados

entre las manos.

Abiertos como una granada

recién cogida,

como una boca fresca

recién mordida.


Y se sienta,

sobre mi falda abierta

de respuestas

y de flores.

Madre costurera

de retales

que quiere coser

su vida.


Por su pelo

le cuelgan todos los sueños

recién paridos.

Aún se enredan

sus coletas

de colegio

entre mis dedos.


Y espero;

las preguntas,

y las lágrimas…


Su adolescencia

se retuerce

(como un animal)

entre sus pechos nacientes.

Dentro,

como una niñaloba,

atesora todas las palabras

recién oídas,

los primeros besos

con lengua

que anuncian

el paroxismo de sus hormonas.


Lloverán lágrimas

en sus venas.

Seguro.

casi oigo,

desde aquí,

el ruido

de la tormenta…






yolandaatrapadaenelrecuerdo

jueves, 11 de agosto de 2011

Desnudarlascosas. Filosomía...

Reinventarse o descubrir(se). Este pensamiento me ocupó ayer. Oí a una cantaora decir que ella no había inventado la música para unos poemas sino que estaba en ellos y que ella sólo tuvo que descubrirla...

¡¡¡Me fascinó!!!

Así que he decidido observar, analizar y exprimir el mundo y sus habitantes (sus paisajes y sus rocas, sus lágrimas y sus risas) para encontrar lo que encierra.

Dejemos de preocuparnos por inventar. Ocupémonos de descubrir..






yolandaysusmandamientos