lunes, 3 de octubre de 2011

cuidadoconloscarteristas

Poemadelunes como un aguijón de miel envenenada.

Imaginaros esta mañana en un café del Madrid de Chueca.
Con alguien a vuestro lado que os pone nerviosos.
Y de pronto,
levantáis la vista;
la lívido y el pecho.
Y leéis un cartel carcomido y oxidado.
Después, mientras sonreís,
escribís este poema:



Debido a la presencia
de carteristas en la zona,
se recomienda
no pierdan de vista
sus objetos personales.


Y yo te abracé fuerte,
muy fuerte,
sin dejar
de mirarte.








yolandamuymuyromántica.

2 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Ya sé que es romántico, pero yo lo identifico con mis hijos, a los que no quiero dejar desatendidos en según qué lugar... porque son mis objetos de valor.
    Vuelvo a este blog después de mucho, mucho tiempo (nos conocimos brevemente en el 2009, en El Bonillo), y sigue maravillándome tu poesía.
    Un abrazo fuerte. Ahora sí, ya no perderé el enlace y te seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Susana, bienvenida de nuevo... gracias por tu visita y por disfrutar este poema. Un abrazo enorme, compartido.

    ResponderEliminar