domingo, 11 de diciembre de 2011

poemadelunes para una bruja que pasea.

Hoy, que nos podrían granizar suspiros, o que alguien podría caerse del cielo mientras desayunamos, os regalo este poema que me recito muchas veces,

muchas, muchas,

desnudando el corazón.





Adoro tu mentira

sincera y

adoro,

(sin remedio)

tu voz desafiando

mi lengua

—tan besada,

tan buscada…—.


Adoro que me digas

que no es justo

que me vaya

a llamar por

teléfono cuando

es tarde,

cuando reposo aún

en la esencia

tan fresca

de tu piel.


Pero lo que más

adoro,

lo que más

me revuelve

los huesos

y el corazón,

es que me sigas

pidiendo

(a deshoras,

mi amor,

cuando menos lo

espero)

que me

case contigo.






yolandaybuenosdías

5 comentarios:

  1. adoro que adores lo que adoras, un petonet ben fort

    ResponderEliminar
  2. Ismael... ¡¡¡qué honor que me leas siempre!!! muchas gracias por tus palabras tan cercanas y maravillosas.
    Petons...

    ResponderEliminar
  3. un poema para adorarlo, sin duda.

    te leo.

    ResponderEliminar
  4. La locura sólo debe tomarse a deshoras y sin receta, o de lo contrario corre peligro de deshilacharse y volverse cuerda enganchada en el tic tac del reloj.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Ángel, tus palabras tan hermosas y tan bienvenidas, como siempre... muchas gracias por tu locura a deshoras. Precioso.

    ResponderEliminar