lunes, 24 de octubre de 2011

Hoyeslunes. Eso,loslunes... para que os gusten.

Hoy es lunes.


De niña,

nunca me gustaron los lunes.

De joven,

tampoco.


De adulta,

los lunes me restregaban

su amenidad en las entrañas.

Me gritaban

—con esa cadencia de calendario

podrido—

hola, jodida currante,

ya estoy aquí…


De mayor (bueno, cuando era abuelilla),

comenzaron a gustarme los lunes…


Cuando aparecían por la mañana yo los esperaba en pelotas y los ahorcaba para licuarlos con el anticoagulante que me chutaba.

Y, sin que mis hijas me vieran, mezclaba toda mi vida: el lunes, el sintrom y el café prohibido.


Cuando fallecí, lo hice en lunes.


Y lo mejor:

ahora

–que soy bruja–

me apasionan

los lunes…





yolandajeje

sábado, 22 de octubre de 2011

Poesíacontigo. Abrazarte


Poesíacontigo. La sección semanal de poesía que tengo el honor de tener en la cadena Ser (Radio Linares).

Hoy, el poema es para el amor de cada día, ese que vivimos desde hace tiempo. El que restauramos con palabras y calor. Ese que a veces se rompe pero que conseguimos soldar con un abrazo sin motivo...

lunes, 17 de octubre de 2011

Poemadelunes.
No apto para los que no quieren ver.
Una historia real que escribí con dolor y dolor y que ha tenido el honor de que Fernando Marías , en su muro, le haga una entrada maravillosa.

Yo tengo una hija de la edad de Jasmin.



La preciosa entrada de Fernando es esta:

Me dice un anciano vecino mío que todos los 13 de octubre, al día siguiente de la exhibición aérea del desfile del día 12, sueña que los aviones se vuelven locos y bombardean de repente a los espectadores. Dice -puede que con ironía- que aunque sabe que los ejércitos tienen muchas cosas buenas él nunca se las ha sabido ver, y por eso, imaginando que puede gustarle, le dejo este poema de Yolanda Saenz de Tejada que el otro día escuché recitar tan dramáticamente a su autora.





Jasmin

era la mejor,
de lo peor.


Sus amigas
la llamaban
Labios de Oro y
con sólo 14 años
(una noche)
se acostó
con 12 soldados
italianos.
—Seguro que
no durmió—.


Son las once de
la noche en
Sarajevo,
en la base militar
de la OTAN.
(La que los
defiende).


La niña,
que no lleva
minifalda
para no quedarse
atrapada
entre las alambradas,
pasa escondida
en un asqueroso
abrazo de
la noche.


Dentro,
apoyado en un
contenedor,
la espera un soldado.
—Esta vez
es francés—.


Pagará 50 marcos
alemanes
por una felación.
Pero ella se
llevará 10.


Seguro que el soldado
tiene madre,
o hermana,
o hija,
que es peor…


Y seguro que no sabe
(el mal nacido)
que Jasmin,
esa noche,
al volver a
su casa,
desapareció.





yolandasinmáspalabras

lunes, 3 de octubre de 2011

cuidadoconloscarteristas

Poemadelunes como un aguijón de miel envenenada.

Imaginaros esta mañana en un café del Madrid de Chueca.
Con alguien a vuestro lado que os pone nerviosos.
Y de pronto,
levantáis la vista;
la lívido y el pecho.
Y leéis un cartel carcomido y oxidado.
Después, mientras sonreís,
escribís este poema:



Debido a la presencia
de carteristas en la zona,
se recomienda
no pierdan de vista
sus objetos personales.


Y yo te abracé fuerte,
muy fuerte,
sin dejar
de mirarte.








yolandamuymuyromántica.