lunes, 6 de febrero de 2012

poemadelunes. Amor de madre? Día internacional contra la ablación.

Como creo hasta reventar que la poesía es un arma cargada de futuro, os dejo este poema que hice con la historia (real, qué tristeza), de una niña de Sudáfrica. No es un poema apto para cualquiera, lo sé, porque hay que mojarse el corazón para leerlo y todo el mundo no quiere.

Hoy, lunes, es el día internacional contra la ablación. Una práctica que ejercen las mujeres y que afecta al 90% de muchos países (en España, por supuesto, se practica, aunque esté penada).

Y, lo peor, es que las madres se la practican a sus hijas por amor.
¿O no...?




Me amputaron

el naciente

placer

cuando tenía

nueve

años.



Jugaba con Khadija,

mi bonita muñeca

de ojos negros.

Mi madre, impasible,

me la arrancó,

y me segó la

voz con

mis propios

gritos.

(Del pelo,

me quitó

la niñez y

una flor).


Me ataron a

una piedra y

con una cuchilla

vieja me arrasaron

como mujer.


Sin anestesia,

sin piedad.

—Sometimiento de

niña hembra

grabado en mi

chiquilla piel—.

Después de unas

horas puedo,

a través

de un pequeño

orificio con vistas

al diablo,

orinar.



Pero mi madre,

mientras me unta

zumo de limón y

nanas,

sonríe…

Ahora los hombres

me querrán

comprar.

Seré una fiel

mujer muñeca

(de mentira

pero de verdad).

Y lo mejor;

cuando sea mayor,

me podré casar.




yolandaquegrita

10 comentarios:

  1. Desgarrador Yolanda, cruel, vergonzoso que una madre haga esto a su chiquilla,por eso nunca me ha gustado en absloluto ni la cultura islámica, ni la religión, son unos bárbaros con las mujeres, que las tienen como meros objetos de carga y de uso...Te felicito por este gran poema comprometido con la causa de estas niñas...Besos Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ecos pero yo creo que es amor también. Mira el comentario de Janton abajo, lo explica muy bien, tanto que te estremece... mucho mejor que yo. La incultura es terrible porque es de lo que se nutren las religiones.

      Eliminar
  2. Es difícil describir poeticamente una bestialidad como es la ablación, como lo has hecho tú...y sin escribir nigún "taco".
    Las madres lo hacen por amor, Yolanda. Tú también has estado en el Magreb, yo un poco más abajo. Son costumbres arraigadas en personas analfabetas, sin cultura alguna.
    Las voces de esas niñas que ahora se rebelan, son voces de mujeres que pisan bien el suelo. Para terminar con la sumisión, la cultura es la única liberación.
    Te sigo leyendo en tu bosque.
    Saludos cordiales desde Málaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Janton, gracias... lo difícil es expresar el amor de una madre como tú lo has hecho... esa era la polémica que yo quería plantear, para que la gente sepa lo difícil que es para un país donde la vida no vale nada (y menos la de una mujer), proteger a tus hijas. Sobre todo si eres tan ignorante como para pensar que la religión las salva... gracias infinitas.

      Eliminar
  3. Es muy triste que sucedan aberraciones como estas, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro, es muy triste sí, pero más triste es que la gente no hable de esto, que no lo sepan en los institutos, por ejemplo. Así que seguiremos luchando juntos, verdad...?

      un abrazo y gracias

      Eliminar
  4. Estoy muy de acuerdo en utilizar la poesía como arma contra lo injusto. Es una forma más de llegar a la conciencia que, al contrario de otras armas, no hiere nada más que al que no quiere ponerse delante de ella; al cobarde y al ciego de espíritu y alma. Me gustan los colores de tu blog, tus fotos y tu inquietud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador, gracias por todas tus palabras y por compartir este arma conmigo... compartimos inquietud, estoy segura. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Tan desgarrador como real.

    Tan triste como cierto.

    Tan brutal como la ablación de una libertad de elección que es arrebatada de la mente humana por aquello que se esgrime como salvación.

    Por mucho que se esgrima que estamos en el siglo XXI, seguimos hundiendo las raíces de nuestro futuro en el oscuro pozo de la prehistoria humana.

    Mientras la mente no sea libre, el cuerpo estará condenado a sufrir la pena impuesta por la tiranía de la sinrazón.

    Bellísima poesía, que no debería haber existido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, gracias por tus comentarios tan profundos y por tu final de no deber existir...

      Eliminar