lunes, 30 de abril de 2012

poemadelunes para Nasrin


Cuando hago un encuentro con adolescentes, derramo toda mi energía en hacerles llegar injusticias que ocurren en otros lugares del mundo. Es necesario que conozcan. La información puede salvar vidas.
Hay países, les digo, que sólo por nacer allí, ya estás condenado.

Como esta niña, que parece que la estoy viendo…




Nasrin retuerce
con sus dedos
la seda roja
de su vestido
de fiesta.
Sus pequeñas
manos,
decoradas con
henna,
anuncian su
boda.

Sus hermanas
la miran
desde lejos
(estando tan
cerca)
y sobre su frente
un rubí de
plástico le
refleja el
futuro demasiado
cerrado.

Nasrin es
una noviaprincesa
que hoy
no sonríe.

Casar a una
niña de doce
años,
debería pagarse
con la
patria potestad.




En Pakistán, comprar una mujer cuesta lo mismo
que la multa que el estado te impone por hacerlo: 120 euros. 







yolandaquegrita

2 comentarios:

  1. A qué tiene tanto miedo el ser humano que le hace ser tan absurdamente dependiente de arcaicos ritos para alcanzar... ¿qué?, ¿en nombre de quién?

    El ser humano tiene en su poder las llaves de su libertad, mientras constriñe su corazón en un puño para que sea fácilmente controlable y teje en derredor una tupida madeja de oscuras y ponzoñosas mentiras, altas cual torres que buscan tocar al cielo, pero que hunden sus cimientos en el lodazal de su mezquindad.

    Cómo vamos así a ver su luz.

    ResponderEliminar
  2. enganchado a tu blog-bosqe...sigo leyendo hacia atrás...
    creo q la clave está en destejer una sociedad q duarnte siglos ha tramado relaciones muy muy rígidas e injustas...
    cuando las persona dejamos d lado tanta norma ancestral, tanta tradición disparatada, surgen las personas, con toda su maravilla innata...no?
    lástima q aún muchas narsines (y muchas martas del castillo!) tengan q ver sus vidas truncadas de forma tan...tan...
    trébol

    ResponderEliminar