lunes, 9 de abril de 2012

eldíaquenacíymepusieronestenombre

Hoy, que es mi cumpleaños (dicen que al que vive con un aries no saben si felicitarlo o compadecerlo), estoy empapada de tantas felicitaciones tan maravillosas que me siento como una niña a la que le ha tocado el premio deseado.

Así que os dejo este poema que viene al cuento.
Y un abrazo, de esos que duelen de fuertes...




A mi abuela

no le gustaba

mi nombre.

Decía que

era de telenovela.


Ella me hubiera

llamado

Trinidad,

como el

milagro.


Aunque mi

pelo,

mis ojos,

y mi voz

sean endemoniados,

como el

pecado.



yolandaquecumplevida

4 comentarios:

  1. Un abrazo más en este día tan especial para ti.
    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, otro abrazo inmenso y agradecido...!!!!

      Eliminar
  2. No puede ser bueno para el mundo que una religión tenga como pilar básico que todo aquello que es bello y placentero sea pecado.

    Su fría vara hondas y retorcidas raíces tiene en nuestra infancia, para que las doradas mieses de tu pelo, que ríen de gozo con tu sonrisa, el brillo almendrado de tus ojos, que reflejan tu alegría de vivir, y el dulce sonido de tu voz, que retoza como un niño entre tus labios, tengan un epíteto maligno, cuando no pueden sino ser motivo de gozo y alegría.

    No soy de cumpleaños. Más bien de cumpledías, donde cada amanecer trae la esperanza de una nueva celebración, así que... Felíz cumpledías Yolanda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ángel, gracias por tu torrente de palabras hermosas y, sobre todo, gracias por mirarme con tanto cariño. Cumpledías es el mejor las celebraciones, estoy de acuerdo. Un beso enorme.

      Eliminar