lunes, 2 de abril de 2012

poemadelunes. Me he chutao una nube.

Me he chutao una nube.

Sí,

así de claro.

No tenía otra opción.

Necesitaba exprimirla para regar el esternón de mi rosa (aquella que me regaló el principito).

Ya me dirás

lo que hubieras hecho

tú…


Así que la esperé en una esquina,

haciéndome

la disimul-hada.


Esperé…


Cuando apareció, iba tan mona que sentí un leve arrepentimiento.

Pero pensé en mi rosa,

en las espinas ya canosas

de tanta agua con cloro del grifo,

y en su rojo gastado

que mi rotulador no puede

reponer.

Pensé en su pasión reseca…


Y la atrapé (a la nube).

Ella me miró

acuosa,

adivinando su final.


Llegué a casa con las manos mojadas.

Y mi rosa,

que es un poco sibarita,

me preguntó el PH de la nube.

No llega a 7, mi flor,

le contesté nerviosa.

Demasiado ácida, prefiero seguir envejeciendo con dignidad.


Jodidas mujeresflor,

pensé.

Y no me quedó más remedio

que chutarme

yo misma

la nube.

Ahora,

dentro de mis venas

tengo

un

gol.






yolandaarrepentida

1 comentario:

  1. no me ha defraudado el título, chapeau yoli!
    como el final del poema sobre nasrín...
    abril ha sido para mí un duro tsunami (ay sabina! q nos roban los abriles!) y mayo tpoco es q sea una balsa de serenidad...igual por eso m empapo de palabras q balsamizan los moratones...
    gusto de leerte, mujer-nube...
    trébol

    ResponderEliminar