lunes, 11 de junio de 2012

poemadelunes. Las palabras no dichas


Para encontrar las palabras exactas,
hay que tenerlas.





Llegó jadeante y
astillado.
En partículas
de cólera y
de amor;
evocando
este cuerpo
abierto
a golpes de
besos y
de ternura.

Pero no me dijo que se desvivía por amarme.
Sólo suspiró: qué bien verte de nuevo…

Se apretó
a mi sangre y
reventó mi corazón
–tanta mano abierta,
tantas uñas
plantadas
en mis labios;
tantas palabras
obscenas
mortificando
mi piel–.

Pero no me dijo que vegetaba sin mi boca.
Sólo susurró: terminaré enamorándome de ti.

Me devoró
la razón.
Rompió mis medias y
el encaje de mi
voz, y
después,
con la urgencia de
un animal
jaleado, 
me idolatró
con el desvarío
de su ardor.

Pero no me dijo que había decidido quedarse para siempre.
Sólo me abrazó 
(por detrás, 
mientras dejaba 
su cepillo de dientes 
junto al mío) 
y murmuró: me gusta tu casa.






yolandaromántica

7 comentarios:

  1. Encuentro que se trata de un primer paso, muy calculado. ¡Que retorcidísimos que podemos a llegar a ser algunos hombres!, pero es que un hogar tira más que dos carretas. Una casa andaluza llena de flores y con olor a salmorejo recien batido. ¿De que color es tu cepillo? ...lo digo para no confundir. Enhorabuena por tus exitos. Por fin triunfa lo auténtico y, en estos tiempos que estamos, te lo has currado a base de gracia y salero. Un saludo cariñoso. Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador, tus palabras son muy lindas, gracias, la palabra auténtica es un privilegio...

      Eliminar
  2. soy de los q creen q todo deber ser dicho
    q lo q tiene nombre es lo q existe
    q a veces gusta ser adivinad...a
    pero q nada como la palabra del todo dicha
    aunq a ti te gustase vuestra imagen en el espejo del wc frente alo cepillos enlazados..
    y soy tb d los q creen q para encontrar el vocablo preciso hay q tomarse la molestia, el esfuerzo y la falta de amor propio suficientes para urgar hasta dar con él...
    (hurgar?)
    tanto si se qedó mucho como poco, q t qiten lo bailao, preciosidad!
    trébol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, trébol, a mi también me gustan los silencios oportunos, bajo la mesa o sobre el cielo...
      un abrazo.

      Eliminar
  3. Controla a ese "OKUPA", no te lo quitarás ni con agua caliente.
    Me estoy convirtiendo en tu "fans nº1".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja... okupando... gracias por leerme con tanta asiduidad y ternura. Un abrazo

      Eliminar
  4. si el silencio es elegido (y no es incapacidad comunicativa), de acuerdo
    ah, incluso puede ser el cielo sobre la mesa
    ;-)
    trb

    ResponderEliminar