domingo, 30 de septiembre de 2012

poemadelunes. Aquí la vela...


Sentir mucho,
a volcán ardiendo,
es agotador porque en un mismo día, puedes vivir a cien y a cero.

Pues eso, que esto podría ser uno de esos días, desde la mañana a la noche…





A veces me vacío y me hago demasiado pequeña,
pero eso siempre ocurre después de un proceso
donde he sido demasiado grande.






Una vela.
Alta, rubia (blanca) y
agonizando
de la vida y del fuego.
Incendiándose a sí misma;
quemándose viva.
Sin gritar,
sin utilizar ni un
solo verbo
–sobre todo porque
le apasiona calcinarse–.
Nueve de la mañana.

Esa misma vela.
Blanca,
ya no tan alta y
ya no tan vida.
Destilándose tristeza
(y calándose
hasta los huesos).
Doce de la mañana.

La misma de antes,
cada vez más
pequeña,
estornudando nostalgia y
gritando abrazos
que no llegan,
llorando mundos
sin patria…
Cinco de la tarde.

Hoy,
a estas horas.
La vela.
La misma pero ya
casi derretida y
con media botella
de vino y
una llamada
de teléfono
que le cala
(de amor)
el esternón.
Diez de la noche.

A las doce y,
de nuevo,
comenzando el incendio,
me obsesiona un
pensamiento:
no sé si soy
adicta al
vino o
a la ternura.





yolandavela

4 comentarios:

  1. adicción: sélo 80% a la ternura y 20% al vino...
    buen lunes
    trébol

    ResponderEliminar
  2. pq ya no puedo escribir aqí?
    dije algo indebido?
    snif!
    trébol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, trébol. Ay madre, que estoy buscando un mail y en correo no deseado estaban todos los comentarios al blog tuyos y de mucha gente. No sé si podré publicar todos porque he borrado muchos pero lo intentaré.
      disculpa, lo miraré cada día.

      que tengas un buen miércoles y gracias por tus comentarios.

      Eliminar