domingo, 16 de diciembre de 2012

poemas, verS.O.S. y otros abrazos. Agustina.

Este poema se lo debo a todas las mujeres,
como Agustina,
que se han cruzado en mi vida desde que era niña.
A ellas les debemos 

(sobre todo en las grandes ciudades)
que nos hayan criado a nuestros hijos
o a nuestros mayores.

Y a mí me han producido
una admiración
y pena
terribles.
Ahora que soy madre,
sólo puedo abrazarlas cuando las conozco
y dedicarles
un poema. 











pulsa este enlace: 


























No hay comentarios:

Publicar un comentario