martes, 31 de diciembre de 2013

que nos reviente de ternura el nuevo año...


Que os reviente
el corazón
de dicha y
que os palpiten
los huesos
de abrazos infinitos;
que os sangren
los labios
de tanto beso y
que soñéis
imposibles
(a ser posible).

Que os manchéis
la lengua de divinos
pecados y
que compartáis
hasta la última
gota de lo que tenéis;
que la lluvia
os empape
de ternura y
que os volváis
locos
de esperanza.

Que el año nuevo
os pille
en confesión
perpetua
de placer y
que vengáis
al bosque
a compartirlo…

A vuestra
disposición,
pongo mi alegría y
las ganas
infinitas e
infinitas
de construir
desde las cenizas
(las vuestras y
las mías).







yolandaparavosotros



lunes, 30 de diciembre de 2013

poemadelunes: te echaré tanto de menos...


No fueron las ciudades,
ni tu lencería de Francia;
mi heroína más letal fue tu sonrisa.




Te echaré
tanto de menos
que me convertiré
en una erosión
infectada,
en un olmo
embalsamado
o en una enfermedad
imparable;
virus letal.

El día que te vayas
de mi cuello y
de mis madrugadas,
de mi bendito
teclado y
de mi teléfono
(con esa,
tu voz,
que me enloquece),
te echaré tanto
de menos
que sembrarás
lo más infame
de mí.
Mendigaré,
como un hambriento,
tus braguitas
blancas y
tus botas
de golfa
de Madrid.

Anda,
mi hembra,
desayúname
de nuevo y
dime
bajito,
mientras hacemos
la cama,
que nunca
te irás
de aquí. 







yolandahombre

lunes, 23 de diciembre de 2013

poemadelunes: No creas...


Le pido al cielo
que por las mañanas
vivas en mí.





No creas que soy
la mejor
dama
del mercado,
ni que mi
fruta es
tan fresca
como parece
(yo, sí).

Ni me pidas
más promesas
que no sea
vivirte
en presente
(qué pesados
todos
con el futuro).

Pero,
sobre todo,
no dudes
en salir
corriendo
si voy a besarte.
Una vez
que te hayas
enamorado de mí,
te convertirás
en un Lázaro
de mi amor;
en un mendigo
anacoreta
con el corazón
en la mano.

Y yo,
querido
pecador,
no tendré
pura
sangre
ni milagros
suficientes
para
salvarte.








yolandaquenohacemilagros

jueves, 19 de diciembre de 2013

que digo yo...



Para qué
me habrás
mirado así,
tan de carne.

A ver
qué hago yo,
ahora,
con tantos
ojos
en el cuerpo. 












yolandaconojospegados

lunes, 16 de diciembre de 2013

poemadelunes: fumándote...


Me apartas el pelo
con los dedos
(esos mismos
que me ayudan a
volar)
y me lo recoges
con un lápiz que
hay sobre la
mesa.
Así me
costará menos  
comerte,
me dices sonriendo,
como un
punto y seguido
antes de volver
a escribir tu deseo
sobre mi piel.

Después,
paseas por mi lomo,
como si fuera un
día de domingo con
lluvia
(mi espalda, tu cama)
y te sientas en el
borde de
mi boca,
a fumarte esos
besos que aún
me quedan por
liarte.

Antes de irte,
me abrazas hasta
doler  y,
sabiendo que no
te dejaré volver,
te agarras a mis
rizos.
Allí,
casi muriéndote
de agonía,
me susurras jadeante:
Así me
costará más
olvidarte.








yolandaquelíacigarrillos



martes, 10 de diciembre de 2013

¿seguridad..?

Con los seguros
que son 
los barcos
de vapor
y yo me tuve 
que enamorar
de uno 
de carne y
hueso...









yolandaviajera

lunes, 9 de diciembre de 2013

poemadelunes: las vírgenes no iban a todas las casas...


Lo siento por los de ciudad, porque muchos no entenderán este poema...
Pero, para los que lo habéis vivido, os traerá incluso el olor de las flores de plástico. 








Cuando era niña
traían a mi casa
una Virgen chiquita,
encerrada en
una urna de
cristal.
Tenía al niño
en brazos
(era una Virgen
fuerte,
porque no se cansaba
nunca
de llevarlo así).

Las Vírgenes
se paseaban en
jaulas por
mi pueblo,
adornadas con
flores blancas
de plástico.
También traían
una hucha
(que no se me
olvide esto,
que es muy
importante:
no venir
dando,
sino pidiendo).

Mi madre
(parece que la
estoy viendo),
antes de echarle
una moneda,
le hablaba
bajito
–que no era rezar,
que eso es otra cosa–
y le contaba 
hasta mis
intimidades
(por ejemplo
que yo había
 desarrollado
antes el
pecho que
el cerebro).

Así que con
el tiempo y
sus visitas,
la Virgen,
esa de corona
dorada y
vestido
de un celeste
rancio,
se convirtió
en una de mis
mejores amigas.

Porque aprendí
que si 
le contaba mis
pecados
estaba salvada y
por muchos
que hiciera,
nunca,
nunca,
nunca,
iría al
infierno.








yolandasanta

jueves, 5 de diciembre de 2013

poemas, verS.O.S. y otros abrazos: hijo libre

poemas, verS.O.S. y otros abrazos: Hijo libre
(sección semanal que amamanto en Linares Veintiocho). 

Este poema no es apto para todos los públicos, 
lo sé. 
Y aún así, 
es de mis favoritos...





pulsa aquí que te llevará al enlace: 


http://poemasversosyotrosabrazos.blogspot.com.es/2013/12/hijo-libre.html

miércoles, 4 de diciembre de 2013

versos como azadas en mi piel


Hoy tengo "versos como azadas" y os quiero presentar esta fiesta emocional que vivo cada mes. 
Os dejo uno de los textos de presentación que escribí para la sección mensual que tenemos en el Diario Jaén. Seguro que me entendéis mejor:


TEMA MENSUAL: las personas o cosas que nos han condicionado.
Textos escritos por personas que padecen una enfermedad mental y que utilizan las palabras para expresarse y ayudarse (es decir, ayudar…)

Podría decir que no es fácil llegar allí,
sabiendo que huele a tristeza y que los folios están llenos de esperanzas rotas.
Pero no,
porque no diría la verdad y porque llegar allí,
con Retina, El Lago azul, Elsol, Mazinguer o el Esparraguero, esperándome,
es oler el musgo tierno que crece en sus sillas;
es vestirme con esa sonrisa, única e intransferible,
que siempre fabrican para mí;
para esta mujer que ha decidido vivir cerca de sus letras y que sabe que entre ellos,
siempre estará a salvo de los malos…

Bienvenidos a VERSOS COMO AZADAS…
Ojalá alguno de vosotros que leéis esta sección vislumbréis el milagro que cada mes se alumbra en la 5ª planta del centro de día de salud mental del hospital de Linares.
Ojalá que os contagiéis de la belleza que supone que alguien se desnude a chorros, delante de un papel en blanco y nos lea, de su propia voz y carne, qué necesita para ser feliz o en qué instante de su vida,
ésta,
lo abofeteó.

Y aquí estamos, entre todos y en estas páginas, cocinando un bizcocho de chocolate y esperanza para merendar con vosotros, nuestros lectores que nos devolvéis las comas perdidas.
Gracias,
gracias.
.





yolandaentregada

lunes, 2 de diciembre de 2013

poemadelunes: él nunca había dormido con ella...


Lo posible nunca lo decidimos nosotros
(lo imposible, sí).







Él nunca
había dormido
con ella,
ni siquiera
la había
besado en
esos labios
pequeños y
húmedos
(estaba seguro
de que si
lo hacía,
se quedaría a
vivir dentro).  

Pero él,
una mañana
de otoño
(como la de hoy, por ejemplo)
le envió
un mensaje
de voz:
“¿Sabes lo que
más echo de
menos
aparte de tu
risa?,
que me abraces
en la cama
mientras duermo”.








yolandaquelocuenta

domingo, 1 de diciembre de 2013

mi domingo de canciónhistoria: el bizcocho


Mi domingo de canciónhistoria:


Frente a una de las puertas de
mi habitación
(es decir, a la de mis hermanas también)
estaba aquel mueble
blanco y alto de la cocina;
de esos muebles antiguos
que me siguen enamorando.

Allí ponía mi madre,
a salvo de nosotros,
los cachorros,
los bizcochos que hacía
el día anterior.

Me levanté de madrugada
con muchísima hambre,
pensando,
obsesivamente,
en ese manjar y,
en lugar de subirme a una silla,
digamos que escalé
el mueble…

La tormenta cayó por orden:
la olla más grande
que ella tenía
(y tiene),
esa caja metálica de galletas
donde guardaba
todos los hilos y tijeras y
por supuesto,
también cayó
catastróficamente,
el bizcocho…

Después,
mi agobio y
su enfado,
la carrera de mi padre y
el “choteo”
de mis hermanas
(y la risa que me entró
después, en la cama,
sabiendo que durante toda
la vida,
esas ganas de comer,
me jugaría trastadas.

Hoy viene mi madre a comer y
voy a hacer un bizcocho de naranja
para ella.

Mientras, inundo este palaciodepapel con esta canción que me encanta y os cuento la historia que estaba recordando…




http://www.youtube.com/watch?v=cqlM236FWiM





yolandaranchera

jueves, 28 de noviembre de 2013

fueron...

Fueron sus besos, 
lo sé. 
Ese no parar 
de abarcarme
la boca y de
merendarme el 
cuerpo. 
De rizarme 
las estrellas y
el pelo y,
sobre todo,
tejer
un mundo
(sin espinas)
para mis pies
descalzos.

(Es lindo saber que sus besos fueron mi heroína.)










yolandaquelosabe

miércoles, 27 de noviembre de 2013

no, que no...




...que no lleguemos 
a las manos, 
pero sí a la 
boca y 
al 
sexo.












ea...

lunes, 25 de noviembre de 2013

poemadelunes: carne de cañón...

Me enloquecen las historias de la noche,
quizás porque yo soy alondra y me he perdido muchas.

Pero cuando alguien me las cuenta, las vivo y, al final, resulta que he tenido muchas :)

Aquí va una de mis favoritas que seguro, será piel de muchos.






Arrastrarme como una perra,
pero sin dueño




Te invito a
mi boca,
te hubiera dicho
aquella noche
insana,
cuando nos presentaron.

Te invito a
una copa,
me dijiste antes
de que todos
se fueran.

Y se fueron.

Y yo acepté.

Y a partir de ahí,
de esa copa,
de tu: te comería
entera cuando te ríes,
 y de esa mano
tuya excitando
mis musas y
mi lengua,
vegeté
cerca de ti.

Qué expiación
para mi carne
que no volvieras
a llamarme.








yolandacuentahistoriasdenoche




viernes, 22 de noviembre de 2013

mi carnedemembrilloconpoesía

Terminado el parto
de mi árbol favorito, 
voy llenando todos los espacios
de este palaciodepapel 
con su fruto
(me encanta). 
Salgo muchas veces a verlos, 
incluso los fotografío
mientras les digo que sonrían. 

Como el limonero 
también 
está preñado, 
dedico muchas tardes a cocinar 
la carne de los primeros, 
con unos trozos 
(muy adictivos y sensuales)
de los segundos. 

Los jipies de mi aldea 
me enseñaron 
a envasar al vacío
y disfrutar de ese ruido 
que produce la ausencia 
del aire. 
Y, después, 
con toda la ilusión 
de un proceso 
lento y necesario 
en este año recién 
estrenado, 
etiqueto unos pocos envases
con poesía. 

Es un regalo emocional que entrego
siempre, 
siempre, 
siempre, 
a personas especiales 
que se van incrustando en mi camino o
me han regalado parte de su esencia
(a veces se la robo yo...). 














yolandacocineradesuspiros

lunes, 18 de noviembre de 2013

poemadelunes: Amigos que aman...


Recién presentado "Diario de un desembarco en Madrid", aquí os dejo este poema que está navegando entre sus páginas. 








Y la noche coge mal color,
vamos a decir que es amistad…
 (NOSOTRASH)






Quería olvidar
un amor
que minaba
mi corazón y
mi cerebro y
te llamé
–para eso están
los amigos–
Nos citamos
a las ocho
en aquel antro
de lunas y espejos
que ponía
el mejor
gin-tonic de
Madrid.

Creo que fui yo
la que te abracé
demasiado
fuerte
cuando me regalaste
la pulsera
de plata
que nunca te
habías quitado;
o quizás tú,
que me diste la
mano
al cruzar la calle
para guiarme
(al cielo,
de eso estoy
segura).

Yo bebí de
tu copa antes
de tragarme
tus labios y
tú me pusiste
la servilleta
en la falda,
antes de
subírmela.

Esa noche
olvidé mi
guerra y
tu paz,
olvidé los
mensajes que
esperaba
(de él)
y su promesa
de que siempre
me amaría.
Esa noche
me abandoné
para dejarte
entrar como
un animal
en mis vértebras.

Hasta hoy
(por todos los
demonios,
qué milagro),
que sigues
ardiendo dentro
de mis
piernas,
de mi cama y
de mis huesos.







yolandaqueledaalgintonic