lunes, 30 de septiembre de 2013

poemadelunes: serás la misma niña eterna que yo sigo siendo para tu abuelo...



Este poema lo hice hace algún tiempo, cuando mi hija mayor aún no era adolescente. 
Ahora, que lo es, 
me gusta saber que hay historias maravillosas que se repiten. 
Por siempre jamás...

(Siempre quise que mis hijas tuvieran una adolescencia menos feroz que la mía. Vivir en carne viva constantemente, es agotador, hay que entrenar cada día y aún así, a veces, te desangras en cualquier esquina.
Pero es cierto que yo no lo cambiaría por nada...
ea. )







A Rocío, mi ahijada,
porque ella me adelantó la adolescencia futura de sus primas
(y porque la adoro).

Ha bajado lánguidamente
las escaleras
del patio.
Trae  sus ojos
rizados
entre las manos.
Abiertos
como una granada
recién cogida,
como una boca fresca
recién
mordida.

Y se sienta,
sobre mi falda
abierta
de respuestas
y de flores.
Madre
costurera
de retales
que quiere coser
su vida.

Por su pelo
le cuelgan
todos los sueños
recién paridos.
Aún se enredan
sus coletas
de colegio
entre mis dedos.

Y espero;
las preguntas,
y las lágrimas…

Su adolescencia
se retuerce
(como un animal)
entre sus pechos
nacientes.
Dentro,
como una niñaloba,
atesora
todas las palabras
recién oídas,
los primeros besos
con lengua
que anuncian
el paroxismo
de sus hormonas…

Lloverán
lágrimas
en sus venas.
Seguro.
casi oigo,
desde aquí,
      el ruido
                             de la tormenta.











yolandacostureradehijas

2 comentarios:

  1. Qué bonito, Yolanda. Yo también tengo esa sensación de vivir y haber vivido en carne viva y de desangrarme. A ti personalmente se te nota en cada palabra, en cada poema.
    Besos de lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssss...Anita, muchas gracias.
      Tus palabras son preciosas, gracias por compartir.

      Eliminar