jueves, 9 de enero de 2014

querida mamá, gracias por amar a los animales...


Mi madre
es adorable.
Un día,
cuando éramos niños
(siete, más los primos,
vecinos y amigos),
nos contó
que había encontrado
un ratón
muy pequeñito
en la casa
pero que no se enterara
mi padre.

Cada mañana
le echaba
de comer y
nosotros
celebrábamos
en el cole,
tener un hermano
ratón.

Le salió
cara
la compasión.
Maldito
roedor
que te comiste
los cables
del lavavajillas
y me tocó
(por sorteo, 
yo creo que amañado)
fregar a mano
durante
un mes.



(Mis amigas dicen que se me da genial fregar y yo siempre me acuerdo de esta historia jeje).






yolandaamantedelosanimales

2 comentarios:

  1. Delicado y entrañable recuerdo con sus gotas de humor. Gran literatura sin boato pero con genialidad creativa. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eduardo, bienvenido. Muchas gracias!!!! un abrazo enorme.

      Eliminar