miércoles, 7 de mayo de 2014

esperarte siempre se me dio bien...


..Y salir sola por las ciudades que aún no conocía, descubrir que las calles tenían nombres de héroes y de niñas descalzas.
Y después, sentada en la plaza del pueblo, esperarte leyendo con un té (los tés siempre se sientan a mi lado mientras vienes).

Y tú, adorable, aparecías y
rastreándome
aún con el olor de la sábana
en tu boca,
me decías al oído,
casi agonizante:
"te echo de menos

cada vez que te pierdes…"








yolandabanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario