martes, 17 de junio de 2014

conversaciones con mi zorro: la piel y el pelo.




-Yo es que soy más de piel…

Mi zorro me mira pero no dice nada; ya no se extraña de que hable sola.
-Que yo sepa, no te he preguntado, -susurra altanero. 
-Ya, pero como soy bruja, sé que querías hacerlo. Llevas días observándome y callado cada vez que te digo que tengo una nueva amiga y que es maravillosa y que, juntas, exploraremos la luna.

Ahora sí se levanta, lo hace siempre que quiere hablarme en serio, como cuando era niña y mi padre me decía: “Yolanda, dentro de diez minutos te espero en la salita chimenea, que tenemos que hablar”.

-Querida, -me susurra demasiado cerca- tienes un corazón más grande que una casa de putas y me temo que, últimamente, ha dado de sí. No puedes ir por ahí enamorándote de cualquier persona que sea inteligente, artista y diferente…
-Y generosa –añado como princesa recogiéndose las trenzas - esto es fundamental.

-Querido, es que yo soy más de piel y tú lo eres de pelo… -le repito riéndome, a ver si de una vez se entera de que lo mío son las personas como Lázaro, con el corazón en la mano y sin armaduras. Que yo disfruto con la carne viva y que no necesito que sean amigas de toda la vida para que lo sean eternas. Y que yo no estoy aquí para que me salve nadie, que ya me basto solita.

–Pero te quiero también a ti, que conste… - Termino diciéndole, porque estoy viendo sus ojos abrirse cada vez más.
-Ya… -responde agotado.

Se incorpora para alejarse de mi aliento pero, antes de retirarse, me da un lametón en el tobillo.
Supongo
que
por
no
morderme. 






yolandacharlatana

No hay comentarios:

Publicar un comentario