sábado, 6 de septiembre de 2014

es, es, es...



…Es, también,
pasearnos el
campo y
el frío,
la fiebre y
el fuego
cuando,
tímidamente,
me hablas
del día
en que te enamoraste
de mí.



(Carlos, a las tres de la tarde, sabiendo que el amor no se alimenta solo de recuerdos (o sí...)).

No hay comentarios:

Publicar un comentario