miércoles, 17 de diciembre de 2014

él...

Él
aplastaba 
la boca 
contra sus 
piernas,
como el agua 
arrasa el fuego,
y extinguía,
de un mordisco,
todas sus dudas.

Ella,
sabiendo
que pronto
se iría,
se dejaba
quemar. 





yolandaquelove








2 comentarios:

  1. Me fascina tu intensidad, ese vaivén de deseo (generalmente satisfecho) en tus poemas.

    Un abrazo de doler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Oscar, no podría vivir sin intensidad, la verdad. El mundo me parecería agotador :)

      un abrazo enorme.

      Eliminar