viernes, 6 de marzo de 2015

poemadelunes: mi mujer trabajadora...

En la celebración del día de la mujer, elijo a esta gran dama a la que conocí y a la que debo tantos recuerdos diarios cada vez que beso a mis vikingas.


A esas mujeres que viven en nuestro país
con el corazón repartido a trozos y que, con pegamento de sollozos,
se lo ajustan cada mañana entre los pechos.


Antes de venir
dejó al pequeño
con su abuela
y a la mayor,
(esa niña que le salió
tan frágil)
con su hermana.

Les plantó un jardín
de besos en el pelo
y en sus tiernos
pechos,
el corazón. 

Aún le quedaba Pablo,
el mediano
(y del que no recuerda
el nombre
del padre que la preñó).
Lo dejará con la vecina y
a cambio,
le mandará treinta euros
al mes.

Camino de España,
llora en el avión
y también
en la estación
de tren.
Y sigue llorando
cada noche,
empapando el asfalto y
las paredes
de su vida.

Les manda dinero
(a veces se lo
roba ella misma
de su hambre) 
y este año
ha podido
enviarles un regalo
de Navidad.

Pero lo que no entiende
es cómo la señora
de la casa
donde vive
casi nunca ve
a sus
hijos.

Teniéndolos tan cerca.






yolandaqueterecuerda




No hay comentarios:

Publicar un comentario